Opciones inteligentes de llantas para flotas de autobuses

Cuando hablamos de buses, estamos hablando de un vehículo que está en constante movimiento. Los conductores cambian, los buses permanecen.

Publicado:

Cuando hablamos de buses, estamos hablando de un vehículo que está en constante movimiento. Los conductores cambian, los buses permanecen. Y si el bus tiene un deterioro diario, se desgastan mucho más rápido sus llantas en las calles. No es de extrañar que las llantas sean uno de los mayores costos en este negocio. Por lo tanto, cuando se está a cargo de una flota de autobuses, elegir bien los neumáticos puede aumentar las ganancias y mejorar la calidad del viaje.

Para tomar la decisión correcta en las llantas, la primera sugerencia es analizar el requisito de tamaño. Hay buses de diferentes tipos, y también tamaños de llantas. Para elegir el correcto, consulte las medidas en el manual del vehículo.

Otro consejo importante es el tipo ideal de llanta. Cuando imaginamos un autobús, solemos imaginarlo dentro de las grandes ciudades. Sin embargo, hay autobuses que operan en zonas rurales o que las cruzan. Y para cada tipo de terreno, hay una llanta ideal para la ruta. La elección correcta marca la diferencia en varios elementos, como la economía de combustible / diésel, la calidad de frenado y tracción, lo que reduce las posibilidades de atascarse o pinchar.

Algunas llantas están separadas en aplicaciones de nivel de alta severidad y baja severidad, donde la alta gravedad es para los autobuses urbanos, que requieren frenar continuamente y tienen cambios importantes en el peso de la carga durante el día, además de los impactos comunes en baches y aceras. Mientras que la baja severidad está relacionada con los autobuses de carretera, que viajan a velocidad constante, con cargas y trabajan en carreteras normalmente con mejor pavimentación, siendo otro factor importante la menor demanda de frenado y aceleración. También están las llantas de severidad media, que cubren el término medio entre las dos situaciones mencionadas anteriormente, y las llantas mixtos, que son ideales para los autobuses que viajan más por caminos de tierra y alternan entre ellos y las carreteras pavimentadas.

¿Cómo se mantienen?

El mantenimiento de las llantas es una de las principales preocupaciones. Realizar la calibración diaria es la máxima prioridad. Las variaciones de peso y la duración de las rutas en una amplia gama de diversos tipos de carreteras hacen que las llantas pierdan rápidamente su presión. Otra opción importante es la alineación y equilibrio de la suspensión y las ruedas de los autobuses. Esto garantiza tanto la seguridad de los usuarios y conductores como la prevención contra el desgaste de las llantas. Sin mencionar que cualquier accidente causará mucho más daño financiero que proporcionar correctamente un mantenimiento continuo.